lunes, diciembre 5

Friendship Can Save Us - "Thelma & Louise" A Kind of Review


One of the aspects about Thelma and Louise 1991 (Directed by Ridley Scott) that I would like to describe in this writing is the major role that plays friendship at the time of embracing our destiny, I mean how the coexistence with others can provide us tools to analyze life, death, or even further by getting out of ourselves.
 A lot has been said about the feminism about this movie, but now I want to talk like a man, not a woman, about a universal thing: human relations, human interactions, and for that it doesn't matter if you are a man or a woman because all the people in the world are susceptible of being an object of the relationship called "friendship."
The initial shot in the movie is the scene with the credits. There we can see an open road with a hill at the background, a quiet landscape, the music (composed by Hans Zimmer) immediately transports us to a state of feeling of melancholia, it is a guitar riff the one in charge to set the mood about the (until this moment) unknown end of the movie. When I say "melancholia" I don’t refer to a bad thing but to the feeling of change, the sensation of leaving behind a past that we don't want to live anymore, and of course that liberation can produce some kind of sadness. We can interpretete that open road like life itself; it is our duty to go through it, sometimes we don´t know what is the destination but we walk as if we knew it.
Later, we as spectators, are confronted with the chaos: the chaos of a waitress and the chaos of a housewife, two subdued persons: one by her work, the other by her husband. Director Ridley Scott makes this confrontation as a way of demonstration how things are: in a moment, we are in peaceful mood, later not peaceful anymore. When I write this I hear about the feminicide in México; it is a painfull issue to confront, violence against women, only because they are women. It is absurd and I believe in the power of sensibilitation that Art can provide. We all are humans and can feel pain and the most we can do to avoid it, the best. In this aspect the movie has a point about the empowerment of women.

The movie is a road movie: which object do they choose to travel on that road?  a car, and a friendship. in life we have to choose friends to help us to walk into this sometimes hard road; once we got friends this road seems to be easier. But there is also the other side; when we don´t choose the right friends, then the road becomes a nasty passage. A friend can be a relative like a brother or a sister, they say that friends “are the family we can choose”, but when we choose a relative like a friend we are building a beautiful bond, a bond that can be stronger than a rock; it can be a shelter in the wildest storm.
We could choose isolation but... how far we can go in that way?  I remember now the poem "No Man Is an Island” written by John Donne:

"No man is an island entire of itself; every man
is a piece of the continent, a part of the main;
if a clod be washed away by the sea, Europe
is the less, as well as if a promontory were, as
well as any manner of thy friends or of thine
own were; any man's death diminishes me,
because I am involved in mankind.
And therefore never send to know for whom
the bell tolls; it tolls for thee."

We are part of something greater, and it is up to us recognize that.  In friendship we can find the perspective, the view of what is behind in our own subjectivity. Even when we choose the wrong friends, they are the opportunity to rethink ourselves, our needs, and our cries.

domingo, octubre 12

'Clausura del amor' de Pascal Rambert. Reseña


Basta un gesto, una intención, una mirada...lo mínimo en la teatralidad que se máxima en la mente para incendiar el alma. Eso sucede al vivir 'Clausura del amor'; se incendia el alma, se encienden las ganas.
 El texto escrito por Pascal Rambert -Clôture de l'Amour- (traducido al español por Humberto Pérez Mortera) ha sido llevado a escena a través de las actuaciones de Arcelia Ramírez y Antón Araiza, dirigidos por Hugo Arrevillaga. La puesta que se presenta en el Teatro 'El Granero' del Centro Cultural del Bosque representa el desprendimiento de una pareja, un rompimiento que se desgaja en recuerdos de sexo, ternura y amor; reclamos y golpes que inundan hasta invadir el espacio del espectador. Un texto poderoso que cobra vida en el cuerpo y voz de dos actores que logran una comunión, una tensión abrumadora, dos monólogos se enfrentan en el escenario, las palabras se dan un espacio para atacar, aquello es un asunto de turnos: primero el actor, después la actriz; primero Antón, después Arcelia. Pareciera que el orden importa mucho pero cuando se trata de heridas y reclamos el orden nada importa. Un trabajo de dialéctica que arrastra con la tristeza y la desesperanza del uno por el otro, un extrañamiento de dos que alguna vez se conocieron muy bien.  
El espectador se mira desnudo, el espectador se siente expuesto y es así porque lo que está presenciando lo exige, el trabajo de los actores lo demanda, uno no puede salir indemne ante tal tormenta. La atmósfera íntima del 'Granero' es ideal para ésta pieza, los elementos escenográficos son austeros pero poéticos, parece haber un río blanco en el que se zambullen de vez en cuando los personajes, también parece ser un camino que los separa y que los une, el único camino que logra que estos dos puedan encontrar un vínculo, uno más que los conecte, tal vez el último. Ser testigo de una clausura del amor no es cosa fácil, uno nunca espera formar parte de un asunto privado, tal vez no deberíamos enterarnos de como el semen del hombre se secaba en el pecho de la mujer, tal vez uno nunca debiera separarse de alguien o tal vez nunca debimos haber estado juntos, el dolor que causa el desprendimiento puede ser comparado con las ganas por querer seguir unidos. Esto puede ser el ensayo encapsulado de lo que sucede todos los días alrededor del mundo, apuesto que a usted le ha pasado, todo lo que comienza...termina.
Por: Osiris Lopez @Abundarte

Se presenta del 18 de Septiembre al 9 de noviembre de jueves a domingo en el Teatro El Granero, CCB. Ciudad de México.


martes, octubre 22

Ave de metal desconocido.


Confieso que desde chiquito he anhelado encuentros del tercer tipo aunque me aterraba la idea de concretar uno. El cielo oscuro siempre me sedujo, esa oscuridad se me presentaba como un lienzo infinito, ahí podía verter las ideas que me sugerían libros y películas, esas ideas se resumían en una sola; la vida extraterrestre. Crecí en un pueblo pequeño, mi casa era única debido a su tejado, un día un temblor sacudió las tejas quebrando algunas y descomponiendo el orden de todas, así aparecieron agujeros en el tejado, aquella noche me vi iluminado por la luna, ahí comenzó la intriga por las luces que se movían en el cielo y que inspiraban extrañeza y confianza, pensé que ese espacio exterior albergaba más que pedazos enormes de roca suspendidos en la nada.
Se lo conté a mi papá, Él dijo que era ficción y que esos objetos eran sólo pájaros. -¿A poco los pájaros tienen luz?- le pregunté. -Los pájaros son muy listos, tal vez no propia pero logran reflejarla.- dijo. -Eso hacen las estrellas, no los pájaros.- Respondí indignado. De la conversación con mi papá hice de los pájaros una metáfora para referir a OVNIS, y darle un sentido que me permitiera visualizar una imagen, imagen que era ajena a esos objetos pero que después de todo tenía cierta congruencia al remitir objetos que volaban con singular elegancia, con singular misterio.
mpre regreso a mi antigua casa, odio la ciudad, su cielo es borroso y oculta lo que por sí mismo ya se oculta, ni siquiera estrellas hay en la ciudad. Eso me obliga- como hoy- a regresar al pueblo donde nací. Estoy aquí, soy viejo y se que pronto he de morir, vine a entregarle mis suspiros y lamentos a este campo distante que siento mio. Sé que viene por mi una majestuosa ave de metal desconocido, de color sobrio y mudo, se acerca, lo siento ya. La luz es la misma de cuando era niño, la luz hipnotiza y cobija la soledad. Mi cita esta noche es con el Gorrión que absorbe y eleva, mi anhelado encuentro del tercer tipo por fin llegó. Tengo miedo pero mi metáfora me permite visualizarlo como un niño que se asombra con águilas atravesando el sol, aunque el mio es un Gorrión que abre el pic
Comprendí que hacerme viejo renovaba mi creencia, entendí que la inmensidad estructuraba mi ser, no porque yo fuera parte de la inmensidad sino porque en comparación podía darme cuenta de mi insignificancia; las cosas grandes no creadas por el hombre son la inmensidad que me configura; el océano, el desierto, las montañas y el cielo, el cielo oscuro, el espacio que no es terrestre. Mi sentir por la vida extraterrestre le daba sentido a mi vida, mi tema no era un asunto sensacionalista de programa barato en televisión, lo mío era cósmico. Aunque el trabajo me llevó a la ciudad si
eo para revelar misterios -pájaro bendito me entrego a ti,abre tu pico- Le grito mientras abre el pico con lentitud al acercarse.
.
El pico se abrió más y más, la cabeza del Gorrión se acercó a mí y el resplandor sonoro del amarillo avanzó suavemente y me envolvió.

jueves, octubre 17

Petate.

Entretejo tiras de palma seca para construirme un pasado, intento armar objetos que,en la imaginación, se trencen y en el mundo provoquen trance; un petate hace eso. Adoro el movimiento rítmico y escalonado que transforma en víboras mis pedazos secos de palma, se mezclan y se pierden creando mágico aura. 
Hermosos petates que me colman de calma, tendidos en sinceros suelos de tierras ya olvidadas. Decoran espacios y purifican almas, arden con la pasión de hombres en pesadillas, arden con el temor de los cuerpos que buscan penetrarse y entregarse hasta saciar su trauma. Misterioso petate que velas mi sueño, te entrego mi carne, que me envuelvan en ti cuando los suspiros ya no moren en mi cara. Mi cuerpo también es tejido, mis músculos son fibras que se amarran, benditos los músculos del hombre, benditos los petates, bendito el movimiento que teje y construye. Me amarro al tiempo porque desprecio el olvido; seas futuro o presente, téjeme en el pasado porque es mas romántico.

lunes, octubre 7

Oh Otoño.


Oh otoño; sos oro, sos toro con color. Yo sólo corro, yo cobro los bochornos. Codo con codo, ¿otoño o yo?.

Otoño sos todo color ; corro con cronos, lloro con dolor. Otoño cosmólogo, otoño sonoro. Somos troncos con rostro, somos polvo. Yo robot.

Por Oss.